El viaje. El mar. El cine. 4


Muy pocas veces se pueden aunar en un mismo sitio y de una sola vez las cosas que te gustan y con las que disfrutas. Nosotros lo hemos conseguido con esta descripción de lugares mágicos que reúnen todas las condiciones. Sobra decir que lo que más nos gusta es viajar y solemos hacerlo a lugares no muy alejados de la costa ya que nos encanta la playa. El tercer factor que sumamos en esta ocasión es el cine. La cámara y la sala oscura suelen distorsionar un poco la realidad y hacen que te quedes con una idea idílica de lo que ves en la pantalla. Pero cuando estás en el escenario real y recuerdas lo que te inspiró el ver el filme, sientes que este tiene un aliciente añadido a su de por si atractivo natural.

 

Cinema paradiso – Cefalù, Italia

 

La pequeña localidad de Cefalù en la costa norte de la isla de Sicilia fue elegida por el director Giuseppe Tornatore para ambientar las escenas de un cine al aire libre, donde los vecinos, unos pagando la entrada y otros pícaramente desde barcas en el mar, ven “Ulises” en la ensenada principal de un pueblecito italiano. En el vídeo que os dejamos (a pesar de que la autora es una chica oriental y no entendemos el idioma) se ven la comparativa de la imagen de la película con la toma real y la actual de la playa del puerto de Cefalù.

 

Expiación – Acantilados Seven sisters entre Seaford y Eastbourne, Gran Bretaña

 

Bellísima película con una atormentada historia de amor como hilo conductor que finaliza en los blancos acantilados de la costa sur de Gran Bretaña, muy cerca de Brighton. Durante el metraje, en uno de los planos secuencia más ensalzados en los últimos años, cinco minutos de escena muestran los desastres de la guerra rodados en la playa francesa de Dunquerque. Imprescindible.

 

 

El abuelo – Cementerio de Niembro y Acantilados de Andrín, Llanes

 

La historia de secretos familiares del director Jose Luis Garci está por entero ambientada en localizaciones del concejo asturiano de Llanes. El cementerio de Niembro y los acantilados de Andrín son fácilmente reconocibles a lo largo del filme. Una gran película para un escenario de lujo.

 

Cementerio de Niembro

Cementerio de Niembro. Foto vía Flickr: Ramon

Acantilados de Andrín

Acantilados de Andrín. Foto vía Flickr: Iñaki Queralt

De aqui a la eternidad – Playa de Halona Cove, Hawai

 

La trama se desarrolla en los días previos al ataque de Pearl Harbor. Aunque tiene varias tramas cruzadas, la historia de amor de un sargento del ejército con la esposa insatisfecha del comandante y su escena siendo golpeados por las olas en una pequeña playa, ha quedado como una de las más icónicas de la historia del cine. Sin instalaciones de ningún tipo y un difícil acceso, la pequeña cala cercana a Cabeza de diamante es visita obligada para aquellos interesados en este tipo de famosos escenarios.

 

El atlas de las nubes – Sa Calobra, Mallorca

 

La caótica película de los directores de “The Matrix”, entre los muchísimos lugares fantásticos que muestra, sitúa el encuentro entre los actores Jim Sturgess y Tom Hanks en la singular playa de Sa Calobra, al norte de la isla de Mallorca. La escena donde esto sucede es justo la que os ofrecemos más abajo y, pese a que la cinta contiene cientos de efectos especiales, os aseguramos que lo que se ve es real y muestra uno de los lugares más espectaculares de la isla del Mediterráneo.

 

Caotica Ana – Es vedrá, Ibiza

 

Cuando la protagonista muestra la peculiar cueva en la que vive a sus amigos, se quedan maravillados al asomarse al acantilado desde el que se ve el conjunto de Es Vedrá y Es Vedranell. La cercana Cala d´Hort es una preciosa playa desde la que se tienen unas inmejorables vistas de tan simbólicos islotes. Julio Medem, director del film, no es la primera vez que escoge las Islas Baleares para ambientar sus historias; “Lucía y el sexo” es casi un canto a la belleza de Formentera.

 

El talento de Mr. Ripley – Ischia, Italia

 

Una de nuestras películas favoritas, sitúa el imaginario pueblo de Mongibello frente a la costa de Nápoles, en la isla de Ischia, con el castillo aragonés de fondo en una de las escenas del principio del filme. Anthony Minghella hace un recorrido fascinante por lugares emblemáticos de Italia: Milán, Venecia, la costa de Nápoles… Un gustazo para la vista.

 

Los abrazos rotos – Playa del Golfo, Lanzarote

 

Un espectacular lago verde es el protagonista en este caso. Como ya lo hemos tratado en el blog, os dejo el enlace por si queréis más información y a continuación el vídeo de la película con la fascinante música de Alberto Iglesias. Al principio del trailer se ven así mismo imágenes de la ventosa playa de Famara, bajo el Mirador del río.

 

El piano – Playa de Karekare, Nueva Zelanda

 

Cerramos este recorrido por el cine y el mar en nuestras antípodas con la laureada cinta de Jane Campion. El mar ruge en la playa más peligrosa del hemisferio sur, mientras Ada, la protagonista y su pequeña cuidan de su piano, a la espera de que las recojan en la playa y de un más que incierto futuro en su nueva casa. Michael Nyman puso la guinda musical a esta obra maestra.

 

 

Esperamos que si lo que hemos descrito no te inspira para desplazarte y conocer estos magníficos lugares al menos emplees unas horas para recrearte viendo estas maravillosas películas.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 Comentarios en “El viaje. El mar. El cine.

  • lupicino

    Se crea o no, la “peregrinación” a parajes donde se rodaron algunas escenas de películas mueve a bastante personal.
    Apuesto a que por medio hay pingües ingresos económicos que se dejan caer en las zonas beneficiadas. Así que seguro que están encantados con este asunto.
    Y nosotros también: a todos nos ha movido alguna vez acercarnos a algún sitio de estas localizaciones de película, para evocar algo que nos ha quedado en la memoria.
    Y no puedo dejar de aportar un granito: las localizaciones de “Local Hero”, en el norte de Escocia. Yo puedo afirmar que fui en busca de esos lugares.
    El problema es que también puede llevar algún chasco,pues lo que se ve desde el ojo de la cámara casi nunca se parece a la realidad.
    Qué le vamos a hacer…

    • Manuel Llaneza Autor

      Es totalmente cierto. Pero amigo, para eso está la fotografía, para engañar al ojo y transmitir sensaciones que no están en lo que capta un simple objetivo. Un ejemplo: existe una técnica muy utilizada para hacer que las escenas ambientadas en la noche, se puedan rodar de día, evitando así un montón de incomodidades. Si pueden hacer eso y que no se note, pueden llevarte al paraíso rodando en el mismo desierto. Un saludo y gracias.

  • Angélica

    La entrada más guapa que hicisteis hasta ahora, para mi gusto. Opino como vosotros que el cine es muy inspirador. Yo, cuando tenía 18 años más o menos vi “Un amor de verano”, y no me acuerdo de nada de la peli, pero si se que era una isla griega y como la tela no me daba para ir a Grecia me fui a Ibiza.