Sintra. Un Portugal real. 2


A tan solo 45 minutos en tren desde Lisboa, se encuentra Sintra, una pintoresca localidad de calles empedradas que se convirtió en patrimonio mundial de la Unesco en 1995. Sus orígenes se remontan a la prehistoria. Fue ocupada por romanos, suevos y godos y más tarde durante la ocupación musulmana fue un punto defensivo y de abastecimiento de la capital lusa. En 1147 fue conquistada por Alfonso Enriquez, conocido como Alfonso I, primer rey de Portugal. Destaca por el gran patrimonio artístico que posee y por ser el principal exponente del romanticismo portugués. Un buen numero de palacios, iglesias y fuentes  junto a una climatología en la que la bruma está omnipresente, le brindan un carácter bohemio que la hecho famosa en el mundo entero. Destino de veraneo de la familia real portuguesa hasta la llegada de la república, durante el reinado de Fernando II (1837-1853) se convirtió en el principal lugar de reunión de la aristocracia portuguesa y en un centro alrededor del cual bullía una intensa actividad artística.

Palacio Nacional con sus famosas chimeneas.

Palacio Nacional con sus famosas chimeneas.

En la actualidad es evidente la diferencia entre la parte nueva de la ciudad y la Sintra clásica, en cuyo centro histórico sobresale el Palacio Nacional. Fue residencia real y aunque en origen su estilo era mudejar, sufrió remodelaciones con influencias góticas y manuelinas, al igual que la mayoría de edificaciones, pues tras el desastroso terremoto sufrido en zona en 1755 casi todas necesitaron trabajos de reconstrucción. Son emblema y símbolo de la ciudad las dos chimeneas cónicas de las cocinas del Palacio y en su interior resaltan las distintas salas con sus peculiares decoraciones, las cuales les dan nombre, como la Sala de las Pegas, la Sala de los Cisnes o la Sala de los Escudos, siendo esta la más impresionante. Dando un paseo por el centro aprovecharemos la ocasión para disfrutar de los magníficos pasteles que se ofrecen en los muchos establecimientos o pastelarias. Las queijadas y los travesseiros son los más populares.

Para visitar los otros grandes monumentos en Sintra, a pesar de poder hacer una ruta a pie, la cual no es precisamente corta, la mejor opción es utilizar los autobuses habilitados para tal fin. En fechas de gran afluencia de turismo, no será difícil encontrarse con largas colas para acceder a los mismos. Al final del post tienes el enlace para consultar horarios y paradas.

Quinta da Regaleira

Quinta da Regaleira. Foto vía Flickr: AHLN

El recorrido comienza en la Quinta da Regaleira. Carvalho Monteiro, un noble portugués, encargó a Luigi Manini su construcción y su intención era crear un gran centro masónico, motivo por el que podemos encontrar símbolos templarios, esotéricos y referencias a los grandes descubrimientos por toda la quinta. Consta de un palacio, varias torres, cuevas, una capilla, un lago y un invernadero. Aunque todos ellos son dignos de atención, destacan por su excelencia y peculiaridad los jardines y el pozo iniciático. Este ultimo, con sus 27 metros de profundidad y sus nueve pisos, tiene una entrada secreta para hacer recorrido en sentido ascendente, como símbolo del renacer del visitante y posee túneles que lo unen con la capilla y con el palacio. Pretendía representar el infierno de la Divina comedia de Dante y es la verdadera joya de la propiedad.

Castillo de los moros.

Castillo de los moros

Más adelante encontramos el Castelo dos mouros, construcción árabe de los siglos VIII y IX. Aunque en su mayor parte está destruido, lo mejor conservado es la muralla, la cual se construyó adaptándose al relieve del terreno y mantiene cinco torreones. Uno de ellos, la Torre Real a la cual se accede subiendo unos 500 escalones, nos obsequia con unas impagables vistas de Sintra y del cercano Palacio de Pena, nuestra próxima visita.

Palacio de Pena

Palacio de Pena

Fernando II ordenó construir el citado palacio en el siglo XIX como obsequio a su esposa, sobre las ruinas de un antiguo monasterio. Presenta una mezcla intencionada de estilos arquitectónicos que muestra del interés de la época por todo lo exótico. A pesar de poseer un lujoso y bien conservado interior, donde se pueden ver muebles reales de la época en las distintas salas, los verdaderos protagonistas son los colores, los azulejos y las referencias mitológicas que adornan los variopintos elementos exteriores de este palacio de cuento de hadas. Tiene un patio interior que recuerda al Patio de los Leones de la Alhambra, un parque inglés, varias cúpulas y un túnel con un arco coronado por un enorme tritón que lleva a la parte trasera (imagen que ilustra nuestra entrada).

Recomendaciones:

  • El Convento de los Capuchos es una construcción donde la austeridad llegaba al extremo de que los ocho monjes franciscanos que lo habitaban ni siguiera podían dormir estirados en sus celdas. Se encuentra a ocho kilómetros de Sintra, en un emplazamiento tan aislado que inevitablemente conduce al recogimiento.
  • El Palacio de Montserrate, a 4 kilometros del centro de Sintra, era la residencia de verano del aristócrata Francis Cook y posee un valioso jardín botánico con más de 3000 especies de plantas exóticas.
  • Cascais, antiguo pueblo pesquero reconvertido en centro vacacional, se encuentra muy cerca de Sintra y de Lisboa. En su entorno podemos visitar la Praia dos Pescadores, una de las más populares de la costa cercana a la capital y la Boca do Inferno, donde escuchar los incesantes embites del mar se convierten en todo un espectáculo.

Más información

Página de turismo de Sintra.

Web de autobuses.La línea 434 es la que hace el recorrido que mencionamos.

Página de trenes de Portugal. En ella puedes consultar horarios, destinos y combinaciones.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Sintra. Un Portugal real.

  • lupicino

    Sin dudarlo, no hay que perderse la Quinta de Regaleira, una pequeña joya….lástima que cuando la visité, bastante avanzada la tarde, no era el mejor momento del día, por el tema fotos, vaya…es suficiente motivo. Aún así, mereció la pena.
    Por lo demás, Sintra aún tiene muchos lugares pendientes que comentáis, los cuales no pude ver.
    MUY RECOMENDABLE.

    • admin

      Gracias por el comentario. El pueblo entero es un monumento. No solo los lugares mencionados son de interés, de hecho en la oficina de turismo informan sobre distintas rutas para conocer Sintra a fondo. Hay una ruta de los palacios, otra de las fuentes, otra de las iglesias… Con ello te das cuenta de que hay mucho más de lo que a priori parece.