San Gimignano. El Manhattan medieval. 2


Via de entrada a San Gimignano

Via de entrada a San Gimignano

¿Que te parecería si recorriendo las preciosas carreteras de la Toscana, en el horizonte divisases el perfil de un lugar en el que se levantan, cual rascacielos de otras latitudes, numerosas torres en piedra anaranjada? Muy perdido ibas a estar si no identificases inmediatamente que se trata de San Gimignano y dieses con él por casualidad, pero si es el azar el que te ha llevado hasta allí, no te resistas a acercarte y disponte a admirar un entorno como hay pocos en esta región italiana.

A unos cincuenta kilómetros de Florencia y poco más de cuarenta de Siena, se encuentra uno de las sorpresas que la Toscana reserva al visitante. Aunque sea núcleo turístico de primer orden y en los días de temporada alta sea casi imposible aparcar y deambular tranquilamente por sus calles, no podemos obviar la visita a esta preciosa localidad, por lo que tiene de pintoresco, de buen estado de conservación y de particular por sus altas torres, visibles desde la lejanía.

Torres gemelas

Torres gemelas

Su fundación como centro de población se le supone ya en el siglo III por el pueblo Etrusco. Más adelante , en el siglo X y abanderando la fuerte resistencia que se llevo a cabo frente a la invasión de los Hunos, el obispo San Gimignano quedó indeleblemente homenajeado, tomando la localidad su nombre hasta nuestros días.

El rasgo distintivo de San Gimignano son claramente las torres. En la época de su construcción – en torno al siglo XIV- construir torres en tu vivienda era una demostración del poder económico y de la influencia de las familias pudientes y existía una verdadera competición por ver quien construía la torre más alta. En Florencia llegó a haber mas de cien y aquí en San Gimignano contaban con 72, de las cuales solo se mantienen en pie 13.

Piazza del Duomo

Piazza del Duomo

En la Piazza del Duomo, donde comenzamos nuestro recorrido, está la Basilica Collegiata di Santa María Assuntade estilo románico y con una importante colección de obras de arte, entre altares y frescos. A mano izquierda, desde la escalinata que da acceso a la iglesia, encontramos el Palazzo Comunale, en el que podemos ver la Sala de Dante con importantes frescos y obras de arte de entre los siglos XIII al XVII. Frente a la iglesia tenemos el Palazzo Chigi-Useppi y el Palazzo Podestà con su Torre Rossa, la más alta de San Gimignano y aquella que ponía limite a cualquier otra torre que se construyese, ya que atendiendo a unos estatutos aprobados en 1255, ninguna construcción podía sobrepasar la torre del palacio. La familia Salvucci haciendo caso omiso, erigió en el palacio que se encuentra al otro lado de la plaza las llamadas torres gemelas.

Piazza della Cistierna

Piazza della Cistierna

A pocos metros, se halla la Piazza della Cistierna, llamada así por el pozo que alberga en el centro de la misma. Un encanto especial se respira en esta plaza repleta de pequeñas tiendas, cafés, restaurantes y una de las heladerías más famosas del mundo, Gelatería Dondoli, con colas perpetuas a sus puertas esperando disfrutar de sus multipremiados y deliciosos helados. La reunión de Palacios en torno a esta plaza es abrumante: Palazzo Tortoli, el Hotel Cisterna, habitado en su día las Familias Cetti y Bracceri, el Palazzo Pellari y el Palazzo Ardinghelli, con sus respectivas torres, el Palazzo Ridolfi, el Palazzo Lupi con su Torre del Diavolo y finalmente el Palazzo Cortesi-Lolli.

Vista desde la Rocca

Vista desde la Rocca

Otro de los atractivos a conocer es la fortaleza de la Rocca di Montestaffoli. Construida en el siglo XIV por los florentinos para proteger a sus ciudadanos de los ataques de la vecina Siena, hoy en día solamente conserva una de las torretas de que disponía y que nos regala una impagable vista de la localidad con una siempre bella Toscana al fondo.

Pabellón abovedado del Palazzo Vechio del Podestá

Pabellón abovedado del Palazzo Vechio del Podestá

Existen otros muchos lugares que ver: otras plazas menores pero no por ello menos interesantes, la casa de la Santa Fina, el conjunto de San Domenico, numerosas puertas en las murallas y un recorrido alrededor de la muralla para aquellos dispuestos a recorrer sus poco más de dos kilómetros.

No podemos dejar de mencionar que también hay una extensa oferta de visitas culturales que añadir a las ya mencionadas: la Biblioteca pública que acoge una importantísima colección de incunables, el Museo de arte sacra, el Museo de Santa Chiara, con tres plantas dedicadas a distintas temáticas, un original Museo ornitológico y hasta un museo de arte contemporáneo. Toda la información de horarios y precios se encuentran en la página de San Gimignano cuyo enlace os dejamos más abajo en el apartado de más información.

Con todos los atractivos que te hemos mencionado, ¿a que esperas para ver de cerca este skyline rodeado de colinas y cipreses?

Recomendaciones

  • Inevitable sería no pasar por la vecina Siena, ya mencionada anteriormente, pero cuya visita consideramos primordial.
  • Visitar la zona de Chianti para disfrutar de paisajes de ensueño y los vinos italianos de fama mundial.
  • Volterra, población cercana, es un centro turístico muy importante en la zona.
  • Insistimos como muchas otras veces al tratar esta zona de Italia, en que recorrer las pequeñas carreteras de la Toscana es uno de los grandes atractivos de la misma. Riqueza paisajística se queda corto para describirla.

Más información


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “San Gimignano. El Manhattan medieval.

  • lupicino

    De toda La Toscana, tengo muy claro que nunca dejaría sin visitar este lugar de San Gimignano, con ese perfil espléndido de rascacielos medievales.
    Una pasada, como casi todo por allí (no sé si casi pecamos de misticismo con la provincia italiana, jeje)
    Y para los que nos quedamos en casa, siempre nos quedará la maravillosa “Té con Mussolini” de Zefirelli; puede suplir en buena parte esa carencia.
    Muy interesante post, pareja.

    • Manuel Llaneza Autor

      Mucha gracias Lupi. No he visto la peli, pero me la apunto. En cualquier caso, te aseguro que la zona está a la altura de cualquier película. Es muy fácil encontrar rincones bellísimos con solo deambular de un pueblo a otro. Un saludo