Naturalmente otoño.


Ahora que el verano ha llegado a su fin, si las vivencias que has tenido no han sido suficientes y tienes ganas de más, quizás el otoño ponga a tu alcance destinos y actividades que solo esta estación es capaz ofrecerte. Una vez nos hemos liberado de los calores, el agobio de las multitudes turísticas, las carreteras atascadas y los destinos convencionales vamos a centrarnos en algo que solo podamos ver o hacer ahora. En la naturaleza esta época del año marca el fin de muchas cosas y el principio de otras tantas, es el tiempo de asistir a interesantes cambios y momentos únicos de gran belleza.

Te proponemos varias opciones en las que la temporada marca la diferencia, en las que el otoño impone su reinado, solemne y exclusivo.

La Berrea – Parque de Redes.

Ciervo en celo

Ciervo en celo. Foto vía Flickr: rjime31


Si buscas el lugar perfecto para fotografiar auténticas estampas otoñales en las que el color del follaje se muestra espectacular, ese es el Parque de Redes, en Asturias. Reparte su extension entre los concejos de Caso y Sobrescobio y podremos acceder al mismo de varias formas, todas ellas descritas en su pagina web. Además de los fantásticos paisajes en los que perdernos, entre los meses de septiembre y octubre podremos asistir a la “berrea” de los ciervos. Se trata del periodo de celo de estos mamíferos en el que los machos buscan y persiguen a las hembras, reclamándolas mediante bramidos que se escuchan en kilómetros y que en asturiano se llaman berridos, de ahí el nombre del acontecimiento. En tal búsqueda los machos tendrán que librar duras peleas con otros semejantes de las que no siempre el mas débil sale bien parado. Acudiendo a las fuentes idóneas (guardas forestales, centro de interpretación) y con la suerte necesaria, tendremos oportunidad de presenciar dichas contiendas.

 

Recolección de setas – Pirineo catalán

Cesta de rovellons

Cesta de rovellons. Foto vía Flickr: Jacinta Lluch Valero


La comarca de Bergedá, en Barcelona, la de El Solsonés, en Lleida o la de La Garotxa, en Girona – ya mencionada en este blog como destino perfecto para una semana santa rural – por su situación privilegiada entre la costa y el alto Pirineo, ofrecen uno de los lugares más propicios de la geografía española para los aficionados a la micología. La gran abundancia de bosques junto con la peculiar y húmeda meteorología de  la zona favorecen la proliferación de setas de multitud de tipos y hace que sus pueblos se colmen de recolectores en esta época del año. Ademas en muchos lugares se celebran ferias durante el otoño y  los mercados de fin de semana son el lugar perfecto para conocer aquellas variedades menos populares.

Al margen de la recogida de setas en La Garrotxa, cerca de Olot tendremos la posibilidad de visitar el parque volcánico más importante de la península, con más de 40 conos volcánicos, siendo el Croscat el más importante. Dormido desde hace milenios, en sus laderas las excavaciones llamadas gredadas nos permiten adentrarnos en sus entrañas para ver de cerca el interior de un verdadero volcán.

Vendimia de la uva – La Rioja

Pisando uvas

Pisando uvas. Foto vía Flickr: Rigel


Hacer turismo enológico significaba hasta ahora darse un paseo por varias bodegas de renombre, probando sus vinos, iniciándose en el mundo de la cata y visitar los cada vez más deslumbrantes edificios firmados por aclamados arquitectos del panorama mundial. Pero la zona vinícola por excelencia ha dado un paso más permitiendo a los visitantes asistir y participar en la elaboración de sus productos. Cada vez es mayor la oferta de espacios en los que poder pasear entre los viñedos, vendimiar  y pisar la uva, probar los zumos, aprender a distinguir los distintos tipos de frutos y sus mezclas, en fin convertirte en bodeguero por un día. Es un plan perfecto para los amantes del vino y para aquellos que quieran conocer a fondo los misterios de su elaboración. La guardia, Elciego, San Vicente de la Sonsierra, Labastida, Haro, Briones  y Logroño abanderan este tipo de iniciativas que propician un turismo que se acentúa en la época otoñal, durante la vendimia.

Mayado de la sidra – Villaviciosa

Manzana lista para la prensa

Manzana lista para la prensa. Foto vía Flickr: Nacho Cosío


Se denomina mayado de la manzana a una de las partes del proceso en el que se obtiene la sidra dulce, que es el zumo que más tarde se convertirá en el producto definitivo. Su nombre proviene de los palos de madera, “mayos”, que se utilizaban para machacar a mano los trozos de la fruta . La temporada de recogida de la manzana se desarrolla a lo largo de los meses de septiembre y octubre y tras varias etapas la producción de la sidra culmina en su envasado en toneles para que el zumo obtenido fermente. Todo este curso productivo antaño se realizaba con utensilio rudimentarios que hoy en día han dado paso a maquinaria especializada que permite aumentar las producciones.

En la zona de Villaviciosa, en Asturias, la denominada capital de la manzana, existen varias marcas de sidra que permiten la visita a sus lagares y presenciar todos las etapas productivas de la sidra asturiana. En este enlace os dirigimos a la pagina de turismo de Villaviciosa donde se ofrece información de los lugares que acogen visitas guiadas y mucho más.

Aunque nos hayamos centrado en la sidra por ser un producto cuya producción este asociada al otoño, no podemos dejar de mencionar las bondades de la villa, pues posee un buen numero de atractivos por los que no debemos dejar de hacerle una visita.

 

Castañar de El Tiemblo – Avila

Tiempo de castañas

Tiempo de castañas. Foto vía Flickr: Javier Nistal


Enclavado en el valle de Iruelas, a unos 40 Km de Avila y 100 de Madrid, nos brinda una ruta de dificultad baja, con una longitud de unos 4 kms y que parte del área recreativa del Regajo. En su haber cuenta con castaños centenarios, cuyo máximo exponente es el llamado Castaño “el Abuelo ” con más de quinientos años y un gran agujero que aseguran puede dar cobijo a un rebaño entero de cabras, además de otras especies como pinos, avellanos, rosales silvestres, alisos, robles, acebos … hasta 21 especies distintas. En su recorrido la recolecta de castañas está permitida y es uno de sus grandes atractivos, sobre todo para ir con niños. Solo cabe advertir que para recorrerlo hay que pagar una pequeña cantidad:  6 euros por coche, 3 por bicicleta y 2 por persona.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *