Massa Carrara, la tierra del mármol. 2


Si pensamos en la Toscana, a todos nos vienen a la cabeza preciosos paisajes con carreteras de ensueño. Las colinas parecen estar cubiertas de alfombras y los senderos siempre nos llevan a bellos pueblos monumentales que parecen estar preparados para que cada uno de sus rincones sea digno de una foto de postal. Pero la Toscana es algo más y en este post os damos la oportunidad de acercaros al lugar que es la excepción a todos los tópicos de esta región italiana. Primeramente, las pequeñas colinas y suaves pendientes son sustituidas por imponentes montañas con alturas que llegan a 1800 metros. Así mismo, en estas poblaciones no encontraremos Torres Inclinadas ni Duomos, sino lugares sin tanta personalidad, que gracias al turismo evitaron la despoblación que causaba la falta de industria alternativa a la del mármol. Hoy en día una linea de pueblos costeros con un importante potencial para turistas en busca de sol y playa y un incipiente e interesantísimo aprovechamiento de las montañas como destino para turismo rural y de aventura, hacen de Massa-Carrara y los Alpes Apuanos la oferta perfecta.

Montañas de mármol de Carrara.

Montañas de mármol de Carrara. Foto Flickr: Ian McKellar

Desde cualquier punto de la Riviera Apuana e incluso de la RivieraVersilia, al mirar hacia las montañas, grandes manchas blancas dispersas por las laderas hacen aun más peculiar el paisaje . A pesar de la confusión que a priori despierta, no es nieve lo que ven nuestros ojos, sino mármol.

Marina de Pietrasanta

Marina de Pietrasanta con los montes de Carrara al fondo: Foto Flickr: Enrico Barra

Si nos interesa deleitarnos con este paisaje tumbados al sol, en una franja de costa donde el turismo es básicamente interno y de alto poder adquisitivo, Pietrasanta y Viareggio son nuestros objetivos. Estas dos localidades de la Riviera Versilia están preparadas con sus interminables lidos (playas privadas) y sus urbanizaciones para acoger a todo aquel turista que huye de las aglomeraciones, busca la tranquilidad, espaciosas playas y todos los servicios necesarios para tener una cómoda estancia. Las estrechas carreteras, las calas, las tumbonas que no dejan arena libre y el tumulto de los turistas, no se ajusta al tipo de vacaciones que vende esta costa del norte de Italia.

Viareggio

Viareggio con los montes de Carrara de fondo.: Foto Flickr: Chris Sampson

Más al norte, siguiendo la línea de mar, está la Riviera Apuana que aunque no tan conocida y con menos capacidad y servicios, también nos permitirá contemplar los Alpes Apuanos desde nuestra privilegiada situación. En esta riviera destacamos las localidades de Marina de Massa y Marina de Carrara. Estos dos lugares son la salida al mar de Massa y Carrara que situados más al interior sobresalen por ser cuna del mármol tan apreciado en el mundo entero (Miguel Angel escogía sus piezas personalmente en sus canteras). De hecho, en Carrara podemos visitar la Cava de Fantiscritti, donde tendremos la oportunidad de hacer un circuito que nos llevará a las galerías excavadas en las montañas donde se consigue el preciado material. Las visitas se realizan por las tardes ya que en las mañanas la cantera mantiene su actividad. Si con esta fascinante visita nuestro interés por los métodos de extracción no quedan satisfechos, el museo que encontramos a poca distancia nos permitirá conocer a fondo como se realizaba tan ardua labor en épocas en las que ni las máquinas de transporte, ni las cadenas mecánicas de corte, tan solo la mano y el ingenio del hombre desempeñaban el duro trabajo.

Carrara

Carrara : Foto Flickr: Raffaele Sergi


Si en Carrara encontramos la citada cantera, en Massa podemos disfrutar de un encantador pueblo en el que muchos de los bosques que la rodeaban han ido desapareciendo para dejar espacio a los viñedos que en la actualidad forman parte de su paisaje. Un cuidado centro histórico con un Palacio Ducal que data del siglo XVI, la catedral y el Museo de Arte Sacro completan la lista de razones por las que dejarnos seducir por este hermoso pueblo.

Interior de cantera de Fantiscritti

Interior de cantera de Fantiscritti. Foto Flickr: Viaggio Routard

No queremos dejar a un lado Pontremoli y Zeri, dos villas muy interesantes cercanas a Massa y Colonnata que es el lugar donde deberemos ir a probar el renombrado Lardo di Colonnata, un tipo de tocino que tiene denominación de origen.

Garfagnana

Garfagnana. Foto Flickr :Matteo Martinello

Para los que busquen más naturaleza o mejor dicho un contacto más directo con ella, nuestro destino es Castelnuovo di Garfagnana. Aunque en sentido estricto no se encuentra en la región de Massa Carrara, sino que pertenece a Lucca esta en el área de influencia de los Alpes Apuanos, de hecho es su punto de entrada. En él encontramos el Centro de Visitas del Parque de los Alpes Apuanos que es el lugar perfecto para recabar información de las rutas de senderismo disponibles y de los agriturismos donde poder alojarnos en el caso de que queramos alargar nuestra estancia más allá de una mera visita. Castelnuovo di Garfagnana está situado en el profundo valle del mismo nombre formado por el río Serchio y sus afluentes. Este bonito enclave medieval nos dará la bienvenida a un espacio natural donde los bosques, los senderos los colores de cada estación, el silencio, la fauna y sobre todo la naturaleza con letras mayúsculas se abre ante nuestros ojos. Si además queremos acercarnos a la gastronomía de la zona, los jueves por la mañana se celebra un mercado al aire libre donde tendremos la oportunidad de deleitarnos con sus preciados productos.

Borgo a Mozzano con el Ponte della madallena, también llamado puente del diablo, Barga, aclamada como una de las más bellas localidades de la Toscana y Verrucole con su pintoresca Fortezza, son los puntos fuertes que destacamos en el entorno de la localidad de Castelnuovo.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Massa Carrara, la tierra del mármol.