Lucca

Lucca. Encanto toscano. 4


Iglesia de San Miguel en Foro

Iglesia de San Miguel en Foro

Lucca pertenece a la Toscana y este detalle es a la vez una ventaja, por estar enclavada en un espléndida comarca y una desventaja, porque la cercanía de Florencia y Pisa ensombrecen a esta bella ciudad que permanece desconocida para muchos visitantes, eclipsada por esas dos grandes ciudades.

Para todos aquellos que quieran conocerla y en mi opinión deberían ser todos los que se acerquen a esta región italiana, resaltaría que su historia es como la de otras tantas ciudades italianas, un relato de idas y venidas, de luchas sin fin salvando un periodo de república independiente de 500 años, sólo comparable al de Venecia, en el que disfrutó de una destacable bonanza económica gracias al comercio de seda. Napoleón puso fin a este dorado y próspero tiempo. La ciudad pasó a ser un ducado bajo el mandato de una hermana del emperador francés para más tarde pasar a pertenecer al territorio italiano.

The walls of Lucca

Muralla de Lucca. Fotografía de Ian McKellar.

La muralla (mura) es el mayor vestigio de su pasado de luchas y a la vez de largos períodos de paz y su perfecto estado de conservación una muestra de ello. Sus 4 metros de altura y 12 kilómetros de longitud, sus almenas y el ancho camino de ronda lleno de árboles dan como resultado un espacio único para admirar la belleza de la ciudad y los alrededores donde los Alpes Apuanos atraen la atención por su majestuosidad. Alquilar una bicicleta y darnos un paseo a primera hora de la mañana cuando aún no quema el sol es una experiencia que no debemos perdernos.

Torre del reloj

Torre del reloj

Si desde la muralla tenemos buenas vistas, no se quedan atrás las que tendremos desde la Torre delle Ore, donde cuenta la leyenda que habita el fantasma de Lucida Masi, muchacha que vendió su alma al diablo a cambio de treinta años de belleza y juventud. El 14 de agosto de 1623 cuando el demonio volvió a cobrar su deuda, ella no consiguió subir los 207 peldaños de la torre para detener el tiempo y tuvo que entregar lo pactado. También podemos subir a la Torre Guinigi, en la que 230 escalones darán paso a la pintoresca visión de las encinas que la coronan y hacen de la torre uno de los edificios más característicos y conocidos de toda la ciudad.

Torre Guinigi

Torre Guinigi

Siguiendo nuestro paseo, podemos recorrer la Vía Fillungo, una empedrada calle que discurre a través del corazón medieval de Lucca. Caminando por ella podemos admirar los toldos antiguos, cuidados edificios, cafés y tiendas que llenan esta concurrida vía. En nuestro camino nos tropezaremos inevitablemente con los arcos que dan acceso a la Piazza Anfiteatro, que debe su nombre a la antigua construcción que allí se asentó en época romana y de la que aun hoy podemos apreciar restos de los vetustos arcos y los aparejos de los muros exteriores. Es por eso que la plaza conserva su pintoresca forma ovalada y los soportales de las sencillas edificaciones con sus terrazas, cafés y restaurantes dan vida a esta colorida plaza donde poder respirar un poco de historia a la vez que admiramos su belleza.

Piazza dell'Anfiteatro

Piazza dell’Anfiteatro

Hablando de plazas, cabe señalar la Piazza Napoleone que alberga el Lucca Verano Festival cada mes de julio y en el que se dan cita artistas de talla internacional. No podemos tampoco olvidar la Piazza San Michele donde la Chiesa de San Michele y su exquisita fachada coronada por una figura del arcángel Miguel matando a un dragón se presenta majestuosa ante nuestros ojos. No muy lejos, la Piazza Cittadella posee una estatua de bronce del maestro Puccini, ilustre compositor nacido en la villa, con un cigarrillo entre sus dedos y nos recuerda que en esta ciudad se respira cultura y música allá donde vamos. En verano se celebra el Puccini Festival en el teatro al aire libre de la Villa Torre del Lago construido para tal fin. Puccini no es el único compositor nacido en la ciudad. La música de nombres como Francesco Geminiani, Luigi Boccherini y Alfredo Catalani también resuena por las callejas de Lucca.

Opera en la calle.

Opera en la calle.

La Chiesa di San Giovanni e Reparata, la Basílica di San Frediano, el Palazzo Mansi, el Palazzo Pfanner y varios museos completan la larga lista de visitas que no debemos obviar pero sin lugar a dudas vagar por sus calle llenas de vida y sentirse transportado a la época medieval es una experiencia inolvidable. Seguro que al acabar el recorrido y después de haber probado alguno de los deliciosos embutidos, las sabrosas carnes toscanas, los aderezos de sus preciadas trufas, los vinos de la cercana región de Chianti y sus dulces típicos tendremos claro que la Toscana es algo más que Florencia y el renacimiento. No se trata solamente de un lugar con historia en mayusculas, Lucca tiene algo más. Solo cruzar las puertas de sus murallas y te sientes atrapado por la magia que esta pequeña gran ciudad que la Toscana esconde.

Recomendaciones

  • Imprescindible el paseo por la muralla para hacerse con las dimensiones de la ciudad y situar sus torres y las principales calles y monumentos. La opción de alquiler de bici es la mejor, caminando sería demasiado tiempo. Hay multitud de empresas que lo hacen. Os dejamos una de ellas. http://www.biciclettepoli.com
  • Existen tickets combinados para realizar todas las visitas de la ciudad. consultar en http://www.lemuradilucca.it

Otra información


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

4 Comentarios en “Lucca. Encanto toscano.