Combarro

Combarro. Identidad gallega.


Si echamos la vista al norte, a 7km. de Pontevedra en dirección a Sanxenxo, nos encontramos el municipio de Poio. Samieira, San Xoán de Poio, San Salvador de Poio y Combarro son las cuatro poblaciones que lo componen y aunque todas ellas tienen su atractivo, destaca Combarro por su singularidad y por haber conservado la arquitectura gallega hasta nuestros días.

Cabazos de Combarro03

Cabazos de combarro. Foto vía Flickr: Juantiagues

Esta localidad, a la orilla de la ría de Pontevedra, es la típica muestra de un pueblo marinero donde el mar era el sustento de la mayoría de sus habitantes y donde todo parece girar alrededor de lo que tanto les da y en otras ocasiones tanto les quita. Esa es la razón principal por la que parece que todo mira al mar, como si existiese una necesidad imperiosa de tener siempre un ojo puesto en la ría.
Comenzaremos nuestro recorrido a través del paseo marítimo que desemboca en la Plaza da Chousa. Durante el paseo tenemos la ocasión de disfrutar de las vistas de la Isla de Tambo.

Entre pinos

Isla de Tambo. Foto via Flickr: Juantiagues

Esta isla con forma piramidal y cubierta de eucaliptos alberga una ermita y es punto de culto de marineros. Durante el siglo XIX se utilizó como parada para tripulantes con riesgo de padecer enfermedades contagiosas. En ella pasaban la cuarentena antes de ser autorizados a llegar a puerto. Más tarde, ya en el siglo XX se convierte en arsenal y almacén de pólvora de la escuela naval de Marín. Puede ser visitada, pero solo consiguiendo los permisos oportunos y en grupos cerrados siguiendo un itinerario marcado.
Siguiendo nuestro camino, ya en la Plaza da Chousa, que en su día fue una playa, nos adentramos en el Combarro antiguo, declarado conjunto histórico en 1972, donde las casas marineras, los hórreos y los cruceiros nos acompañarán todo el trayecto.

Cruceiro en Combarro

Cruceiro. Foto vía Flickr: Contando estrellas.

A lo largo de la Rúa San Roque, las ya citadas casas marineras tienen todo el protagonismo. Son construcciones en piedra con una planta baja destinada a almacén de aperos de pesca y agrícolas y un piso en el que encontramos la cocina y pequeños dormitorios. Es significativo el hecho de que todas las casas posean un balcón que mira al mar.
Siguiendo la calle, llegamos a la Plaza San Roque donde está la iglesia de mismo nombre y uno de los cruceiros mas característicos del pueblo. En él podemos admirar una imagen de la Virgen del Socorro con un garrote en la mano y el demonio a los pies que representa el bien sometiendo al mal.

Combarro-Poio

Calle de Combarro. Foto vía Flickr: Gabriel González

Desde la Plaza de la Fuente podemos deleitarnos con la panorámica más famosa de Combarro que no es otra que los hórreos mirando a la ría. Esta construcción típica del norte de España sorprende en este lugar por su cercanía al mar. Se cree que la razón de su ubicación no es otra que poder disponer de almacén cerca de la orilla ya que en su día era necesario usar barcas para desplazarse a las tierras de labranza.
A muy poca distancia podemos dirigirnos a Rúa Cega, zona menos visitada pero no por ello menos interesante. En esta parte de Combarro los balcones de las casas no miran al mar ya que sus habitantes se dedicaban principalmente a labores agrícolas.

Virgen Vigilante

Virgen vigilante. Foto vía Flickr: oitaven_Arcade

Dejando atrás la Rúa Cega y ya llegando al final de nuestro recorrido encontramos la Playa de Padrón donde está el único cruceiro en el que la imagen de la Virgen mira a tierra, ya que en el resto es la imagen del Cristo quien ocupa este lugar. Se cree que es debido a que es la Virgen del Carmen, patrona de los marineros.
Si hay bajamar podemos atravesar la playa para llegar al antiguo y pequeño muelle hoy ocupado por bulliciosas terrazas donde poder disfrutar de la excelsa gastronomía de la zona.
Tan solo nos queda volver de nuevo al punto de partida, la Plaza da Chousa, lugar de reunión de los lugareños y espacio escogido para celebrar sus fiestas.
En resumen, sentimos que Combarro sorprende por ser pequeño, pintoresco, turístico, tradicional, rural, marinero y tantos otros adjetivos que darían lugar a una lista interminable, pero sobre todo por ser fiel a lo que creemos que es esa región española. Porque Galicia es verde, es tradición, es rural, es cosmopolita, es costera, es de interior, es meiga, es queimada, es todo esto y mucho más. De hecho, Combarro es solo un pequeño ejemplo del gran número de lugares que nos esperan entre los límites de una región que tiene en su fértil tierra y en su amado y odiado mar, los pilares de su carácter.

Recomendaciones

  • Recomendamos las visitas a las cercanas localidades de Pontevedra, Sanxenxo y Portonovo, centros turísticos de las Rias Baixas.
  • La ruta de los molinos de Freixa, que va desde Combarro a Campelo y en la que hay nueve molinos de agua de los que siete están rehabilitados.
  • La ruta de los molinos de Samieira. Con una longitud de 10 kilómetros, recorre la ladera sur del Monte Castrove, a orillas del Río Freiría.
  • Si estás interesado en el enoturismo, te sugerimos la ruta del vino de las Rias Baixas. La web contiene toda la información de bodegas, mapas, etc…

Mas información

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *