atalayas

Atalayas. Cuando las vistas son las protagonistas. 2


La palabra atalaya alienta por si sola la curiosidad que es sin duda el origen de todo espíritu viajero. En el terreno turístico una localidad con un lugar elevado al que subir y si es posible cobrar por ello, ya sea una torre o un alto natural, es un éxito seguro.  En esta ocasión nos vamos a detener en puntos cercanos a la costa que tienen carácter, historia o las dos a la vez y en cualquier caso son lugares para sentarse a contemplar el mar y sentirnos pequeños ante tanta inmensidad. Atalaya se considera a cualquier altura desde donde se descubre mucho espacio de tierra o de mar. El origen árabe de la palabra describe las construcciones militares generalmente aisladas para vigilar, pero por extensión se aplica también a cualquier lugar con buena capacidad para realizar ese fin. A continuación repasamos aquellas que según nuestro criterio son verdaderamente singulares:

 

Cabo de San Vicente ( Algarve – Portugal )

Cabo de San Vicente

Cabo de San Vicente. Foto vía Flickr: Amaianos

Situado en el suroeste de Portugal, en una zona de espectaculares acantilados que adquieren sus mejores tonos coloreados por el sol del ocaso. Con un precioso faro en cuyo interior hay un pequeño bar, un museo y una tienda para disfrute del turista, al atardecer comienza a proyectar su mágico haz de luz que guía a los barcos en el lugar donde se despiden de Europa para adentrarse en el inmenso océano Atlántico. A esa hora, reúne el mayor número de visitantes para contemplar la despedida del sol en la punta más occidental del viejo continente. El silbido del poderoso viento y los incontables colores del cielo despejado en el crepúsculo, dejarán marcada esta visita en tu memoria para siempre.

 

Cabo de Formentor ( Mallorca – Islas Baleares)

Cabo de Formentor

Cabo de Formentor

Con el contraste del Mediterráneo más azul que en ningún otro lugar y unas sobrecogedoras alturas con verticalidades no aptas para visitantes con vértigo, el Cabo de Formentor es el mejor exponente de la grandiosidad de los espacios naturales de Mallorca. Está situado al final de una  lengua de tierra de 13 km de largo cuya carretera de acceso no se inauguró hasta 1951. Muestra de las grandes dificultades que supuso el proyecto, son el camino utilizado por los constructores que desde Cala Murta tras 17 km de recorrido culmina en el faro, o la escalinata de 272 escalones que en los días de buen tiempo dan acceso al edificio. Hoy en día estas vías se han convertido en atractivo de primer orden para senderistas. Varios miradores de parada ineludible, un emblemático hotel, las preciosas playas de Formentor, Cala Murta y Cala Figueras y las cercanas localidades de Pollença, Alcudia o Deiá, convierten la excursión a Formentor en obligada para cualquiera que acuda a la mayor de las Isla Baleares.

Faro de Formentor

Faro de Formentor

Cabo Peñas ( Asturias )

Faro del Cabo Peñas

Foto vía Flickr: Ángel M. Felicísimo

La imponente roca del Cabo de Peñas se alza sobre el Cantábrico en uno de los puntos más al norte de la Península Ibérica. Fue declarado paisaje protegido en el año 1995 y el faro que alberga, es el más importante y con más alcance de todo el litoral asturiano. En su planta baja está el Centro de recepción de visitantes e interpretación del medio marino de Peñas, cuya visita resulta más que interesante, ya que posee varias salas dedicadas a los faros, las tormentas, los naufragios, la relación del hombre con el mar y la biodiversidad en su entorno. Así mismo en el exterior existen paneles explicativos de diversos aspectos concernientes al Cabo de Peñas, como la presencia de aves marinas y migratorias o las características geológicas del lugar.

Las cercanas playas de Verdicio y Bañugues y las encantadoras localidades marineras de Candás y Luanco completan la lista de atractivos de este singular enclave, una de las más bellas zonas costeras del Principado.

 

Mirador del Río ( Lanzarote – Islas Canarias )

Isla Graciosa desde el Mirador del Río

Isla Graciosa desde el Mirador del Río

Lanzarote sorprende por la negra piedra volcánica que la cubre a todos aquellos que creen que el verde y las distintas tonalidades del marrón son los únicos colores con los que podemos describir un bello paisaje. Las obras del canario César Manrique, sorprendentes por su belleza y singularidad, se apoyan en el negro y caótico terreno para ensalzar sus blancas y redondeadas construcciones.  La más evidente expresión de este hecho es el Mirador del Río, situado en el risco de Famara a 474 metros de altitud, desde el que tenemos la posibilidad de disfrutar de las bellas vistas del archipiélago Chinijo. Esta antigua posición de artillería fue convertida por el artista en un peculiar mirador, totalmente integrado en el paisaje. Caminando a través de un serpenteante pasillo, accedemos a una amplia sala en la que destacan dos inmensas cristaleras que simulan ser los ojos del mirador. Si el viento que azota con intensidad en esta zona de la isla lo permite, desde la terraza descubierta también podremos admirar la panorámica de las salinas de Famara. El estrecho brazo de mar que nos separa del archipiélago, conocido como “El Río”, da nombre a este bello enclave de Lanzarote donde la mano del hombre ha logrado una construcción absolutamente mimetizada con la naturaleza que la rodea.

 

Cabo de Creus ( Girona – Cataluña)

Cabo de Creus

Cabo de Creus. Foto via Flickr : Quico Gimeno

Situado en la provincia de Girona y parque natural desde 1998, es el punto más oriental de la Península. Paisaje de inspiración para multitud de artistas, desde Dalí a Josep Pla, posee una abrupta orografía que atrapa los sentidos desde el primer instante de visión. Salpicado de pequeñas playas con negras y atormentadas rocas, moldeadas por la incesante Tramontana, es un espacio libre de construcciones a fuerza de poner freno a no pocos interesados en sacarle provecho a tan atractivo entorno. Roses y Cadaqués, las poblaciones más importantes de la zona, con un marcado y personal carácter marinero y el cercano Parque de Aiguamolls de l´Empordá, el segundo parque natural de Cataluña, conformado por la desembocadura de los ríos Fluviá y Muga en la bahía de Roses, en la que habitan más de trescientas especies de aves, son otros de los grandes atractivos de nuestro viaje a la Costa Brava.

 

Es Vedrá ( Ibiza – Islas Baleares )

Es Vedrá

Es Vedrá

En este caso se trata de una isla cuya visión desde un acantilado cercano a la costa es una de las más buscadas por los visitantes de la isla pitiusa. Además, la sensación de estar observando un mar en estado de calma total con la roca surgiendo con autoridad sobre la llanura marina, transmite una relax que se consigue en pocos lugares. Para llegar, nos dirigimos al municipio de San Jose, a la cercana playa de Cala d´Hort. Multitud de leyendas y relatos mágicos rodean a esta isla: desde místicos habitantes morando sus cuevas a extrañas luces surcando sus cielos. Lo cierto es que un atardecer frente a Es Vedrá es otra cosa; no en vano ha sido lugar de inspiración para multitud de artistas. Véase el disco “voyager” de Mike Oldfield.

 

Torre de Hércules ( A Coruña – Galicia )

Torre de Hércules

Torre de Hércules. Foto via Flickr: Feans

Nuestra atalaya en esta ocasión además de las inmensas vistas del profundo azul y del bravo oleaje golpeando la costa gallega, nos ofrece varios alicientes más. Sobre la llamada Punta Eiras, con casi 57 mts de altura sobre el nivel del mar, se alza la famosa Torre de Hércules, único faro romano que conserva en pie gran parte de su estructura, aunque oculta bajo una envoltura neoclásica del siglo XVIII, y que desde su origen ha venido cumpliendo su función de orientar a los navegantes que se adentran en el océano. En torno a la torre se ha diseñado un parque escultórico de gran interés y cuatro rutas que recorren la zona con intención de que nada pase desapercibido. Existe un centro de recepción del visitante donde ofrecen toda la información para las visitas y paneles explicativos por doquier, resaltando todos los intereses culturales y naturales.

 

Faro de Trafalgar (Cádiz – Andalucía )

Cabo y Faro de Trafalgar

Cabo y Faro de Trafalgar. Foto via Flickr : Juan M Molina

Testigo de la famosa derrota de la armada invencible, la isla que soporta el Faro de Trafalgar está unido a tierra por dos lenguas de arena formando un curioso sistema de tómbolo doble, con un pequeño humedal entre ellas. En el mismo lugar también encontramos restos de un antiguo templo romano y partes aún hoy visibles de una torre de vigilancia musulmana. Pero lo que más sobresale en este emplazamiento es la magnífica panorámica que ofrece: al frente el enigmático fondo marino plagado de restos de la histórica batalla naval, al oeste el larguísimo arenal que culmina en Conil de la Frontera y al este la célebre playa de Caños de Meca con Barbate al fondo. El ambiente surfero, el sabor de pescaito frito omnipresente en toda la zona y un fabuloso mercadillo hippy dan personalidad a este enclave, punta de lanza de la costa gaditana.

 


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 Comentarios en “Atalayas. Cuando las vistas son las protagonistas.

  • lupik

    Pues sí, volviendo la vista atrás, el recuerdo más duradero de cualquier viaje será sin duda esa vista espectacular que hemos disfrutado desde un punto elevado de privilegio.
    Solo conozco en persona un par de los sitios que mencionáis, pero al leer vuestras palabras me ha venido a la memoria alguna otra “atalaya” de imborrable recuerdo para mí.
    Así que ánimo, creo que eso dará para al menos otro par de entradas más…..

    • Manuel Llaneza Autor

      Claro Lupi, estas fueron solo vistas al mar. Hay muchas otras: urbanas, de montaña… Conociéndote, casi puedo adivinar cuales son tus preferidas… 😉