Arnao, la mina bajo el mar.


En el año 1591, en los acantilados cercanos a la playa de Arnao, Fray Agustin Moreno descubre unas “piedras negras” que le llevan a solicitar el rey Felipe II el permiso de extracción de las mismas, previendo que podrían tener cierta utilidad como combustible. Las inmediaciones de la playa asturiana constituyen un verdadero museo natural de restos fósiles de mas de 300 millones de años. Este es el origen de las minas de Arnao, cerca de la población de Salinas el concejo asturiano de Castrillón.

Playa y mina de Arnao. Foto Flickr: Víctor Fernández Salinas

Playa y mina de Arnao. Foto Flickr: Víctor Fernández Salinas

Aunque esa explotación primigenia no se alargó por mucho tiempo, es la primera mina de carbón mineral documentada de Europa. Este no fue el único hito en lo que a la minería se refiere de Arnao. Ya en el siglo XIX, la llegada de capital belga hizo que comenzase la explotación minera tal y como se estaban conformando en todo el continente, construyéndose el primer castillete (el Güelu) dando lugar al primer pozo vertical de la minería asturiana. Además fue pionera en utilizar railes metálicos para facilitar la extracción (antes incluso que en la linea Barcelona-Mataró) en la península ibérica y la empresa instituyó uno de los primeros poblados mineros con un marcado carácter paternalista, proporcionando a sus trabajadores  viviendas y todo tipo de servicios cercanos al pozo (economato, escuelas, hospitalillo, casino…) La peculiaridad de Arnao consistía en que ninguna mina en Europa tenía sus galerías bajo el mar.

Castillete de la mina de Arnao.

Castillete de la mina de Arnao. Wikipedia: LMLM

Sus trabajadores aseguraban que cuando el mar estaba revuelto, se escuchaban sus bramidos por los túneles.

Arnao se convierte por todo ello en el lugar por donde la revolución industrial entra en España. Su estratégica situación en el norte de España, cerca de centros de producción de otras materias primas en Santander y el Pais Vasco dirigen el negocio del carbón de Arnao hacía la creación de una planta de fundición de Zinc, que sería uno de los embriones de la actual Asturiana de Zinc.

En 1903, se descubren filtraciones de agua de mar en las galerías y a pesar de los ingentes trabajos por mantener la explotación a flote, en el año 1915 la situación se hace insostenible, las inundaciones dejan el pozo impracticable y se cierra la mina, permaneciendo así hasta nuestros días.

En la actualidad una importante labor de recuperación de todo el patrimonio material y documental han dado lugar a la apertura del Museo de la mina de Arnao y a la inclusión de los elementos del poblado en el Inventario del Patrimonio Cultural de Asturias dentro del conjunto histórico industrial de Arnao.

Un interesantísimo viaje al pasado industrial de Asturias en los albores de la revolución industrial y un repaso a una región y un poblado que muchos de sus habitantes recuerdan como un paraíso perdido.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *